sábado, 1 de diciembre de 2012

Shide de Samhain IV

Eidan agacho la cabeza para enterrarla en su cuello. El aliento del hombre parecía fuego sobre su piel y ella dejo que la consumiera. Ascendió entonces desde el cuello hasta el lóbulo de la oreja, dejando a su paso un rastro de besos que hizo que ella se estremeciera de arriba abajo.

 A Aisling comenzó a darle vueltas la cabeza cuando Eidan la apoyo contra la pared y comenzó a quitarse lo que le quedaba de ropa. no pudo reprimir un gemido cuando el la estrecho entre sus brazos y sus cuerpos desnudos entraron en contacto.

Los duros planos del torso masculino se apretaron contra sus pechos, que se endurecieron aun mas al rozar el suave vello rizado del hombre.

 Aisling jamas había experimentado algo parecido a la sensación de la piel desnuda de Eidan pegada a la suya, aunque realmente había yacido con muchos hombres. De forma instintiva, se arqueó contra el calor abrasador del cuerpo masculino, movida por la necesidad de acercarse aun mas a el.

 El hinchado miembro del hombre la presionaba el vientre y cuando Eidan dejo escapar un profundo gruñido, ella sintió reverberar el sonido a lo largo de todo su cuerpo, de manera que pudo sentir el placer de el como si fuera el propio.

 Los ojos de Eidan se oscurecieron cuando tomo sus pechos en las manos.Inclino la cabeza y se llevo el derecho a la boca, Aisling gimió en cuanto su lengua giro alrededor del endurecido pezón y este se tenso hasta convertirse en un enhiesto y sensible botón.

Aisling jadeo, embargada por las oleadas de placer. No obstante, el siguió saboreándola de forma implacable. Dejo un rastro de besos hasta su otro pecho, al que se dispuso a atender con idéntica y abrasadora meticulosidad.

 -Eidan- gimió ella,maravillada ante la mezcla de placer y de deseo que la estaba provocando.

 El regreso a sus labios mientras acariciaba y exploraba todo su cuerpo con las manos. Aisling anhelaba sus caricias, deseaba con todas sus fuerzas el indescriptible placer que le proporcionaban. En ese momento, Eidan deslizo la mano mas allá de su vientre para llegar al mismo centro de su ser.

El hada se relajo mientras los dedos del hombre separaban sus delicados pliegues y empezaban a tocarla en una intima caricia. Nunca había sentido algo semejante, algo como el calor que se concentraba en ese lugar que sus dedos acariciaban y atormentaban.

De forma instintiva, la shide froto el cuerpo contra su mano, tratando de conseguir aun mas éxtasis del que le proporcionaba. Eidan se puso rígido y se alejo de ella con una maldición.

 -¿He hecho algo mal?-pregunto ella con voz claramente afectada por la preocupación.

 -No puedo esperarte, Aisling -murmuro el - te deseo demasiado.

 Ella no capto el significado de sus palabras mientras paseaba la mirada por el cuerpo desnudo del hombre.El rubor le coloreo el rostro al contemplar como su miembro sobresalía de la tela de sus pantalones. Al instante, el volvió a acercarse. La miro con una expresión contrita y la aprisiono contra la pared.

 -¿Eidan?

  Le separo las piernas con la rodilla sin dejar de besarla. Aisling gimió al sentir la presión de ese duro muslo contra la parte de su cuerpo que palpitaba por el y se froto por instinto, haciendo que Eidan soltara un profundo gemido.

Con el cuerpo en llamas, ella se dejo llevar por el placer de sentir el cuerpo de Eidan pegado al suyo. Hasta que el la penetró. Ella jadeo. No había rastro de dolor que borrara aquel placer tan intenso. Eidan la levantó las piernas del suelo y se las colocó alrededor de su cintura. la insto a alzar la cabeza para poder mirarle a los ojos

. -Mírame -la ordeno.

 Ella obedeció. Cada vez que el se hundía en su interior, Aisling apretaba los dientes en un intento por sofocar los gritos de placer. Eidan no dejo de mirarla mientras escuchaba los gemidos de placer de la mujer. Podía sentir como el cuerpo de la mujer se relajaba bajo el suyo mientras se rendía cada vez mas a sus caricias.  El deseo lo estaba consumiendo.

Aisling gimió cuando el hombre profundizo su beso y empezó a acariciarle el pecho con el pulgar. Para su consternación, el hombre abandono sus labios, aunque empezo a deslizar la boca sobre sus mejillas y su cuello para luego ascender hasta la oreja. Con el cuerpo estremecido de placer, Aisling se retorció en respuesta al contacto de la lengua del hombre,que se hundía y giraba sobre la delicada piel del lóbulo.


Su cálido aliento le hacia cosquillas.

 -Te gusta...¿Verdad?-pregunto el.

 -Si,me encanta- susurro ella

. Eidan cerro los ojos con el fin de saborear mejor la sensación de estar dentro de ella. Se movió lentamente contra sus caderas, deleitándose en la cálida presión del cuerpo que Aisling ejercía a su alrededor.

Los suspiros de placer de la muchacha lo excitaban, y cuando empezó a mover las caderas para recibir sus arremetidas,creyo morir.

 Aisling le clavo las uñas en la espalda mientras se hundía en ella hasta el fondo,una vez y otra vez. Cada vez mas profundo al tiempo que ella lo instaba a seguir adelanto con sus manos y sus gemidos. Y cuando por fin alcanzo el éxtasis, la intensidad del placer estuvo a punto de hacer que se desmayara.

Aisling sonrió cuando lo sintió estremecerse y abrazarse a ella, sosteniéndola de las nalgas para colocarla después sobre la ca,a, derrumbándose contra ella.

Le rodeo las caderas con las piernas y se limito a disfrutar de la sensación de la piel masculina sobre la suya.De tenerlo todavía adentro.

 El hombre permaneció tumbado sobre ella tanto tiempo que la joven temió que se hubiera quedado dormido.

Ditulis Oleh : Diana García // 16:00
Kategori:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Chat ForoRol

Blogger news

Blogroll

Con la tecnología de Blogger.